Sistema SATE en Fachadas

Sistema SATE en Fachadas

Un sistema SATE (Sistema de Aislamiento Térmico Exterior) es un elemento característico para exteriores. Se coloca en la parte de fuera de un edificio con la ayuda de adhesivos o diferentes fijaciones mecánicas para que no se mueva y, además, se le añade un revestimiento para mejorar su seguridad.

Lo mejor de esta solución es que, gracias a él, se puede reducir el consumo energético que se produce en un edificio, llegando incluso a ahorrar más del 50 % de energía y produciendo una sensación de bienestar a todos los usuarios que la disfrutan.

Aislamiento en fachadas | SATE FachadasSATE en Fachadas para protección del frío y calor

Gracias a que las fachadas cuenten con la instalación del sistema SATE, se logra ahorrar una cantidad importante de espacio. El interior no se ve afectado por esta obra.

Con estos sistemas también estarás consiguiendo estar más protegido contra el frío y contra el calor. En los meses donde predomina la lluvia y las bajas temperaturas, este aislamiento actúa a modo de resistencia contra el calor, impidiendo que se escape y manteniendo el edificio siempre en una temperatura agradable.

Por el contrario, cuando llegan los meses donde el calor más se hace notar actúa de forma contraria. Esto hace que el edificio adquiera un comportamiento propio basado en las temperaturas exteriores donde estarás evitando fugas térmicas no deseadas, pero siempre manteniendo las características físicas del edificio.

Un sistema SATE está especialmente indicado para aquellos edificios que van a ser construidos próximamente. Aunque también se puede adaptar a la rehabilitación de los que ya están en pie, haciendo que se mejoren mucho las prestaciones tanto térmicas como acústicas.

¿Por qué es aconsejable un sistema SATE?

Existen tres motivos principales que os mostramos a continuación:

1) Motivos legislativos

CTE - Código Técnico de la edificaciónEl Código Técnico de la Edificación, también conocido como CTE ha impuesto una serie de exigencias en nuevas obras y rehabilitaciones donde indican que es aconsejable instalar un sistema SATE que cumpla con todas las normativas vigentes actuales.

Por otro lado, también está el Certificado de Eficiencia Energética, que debe cumplir unas medidas, entre ellas, la incorporación de un sistema SATE.

2) Motivos de confort

Como hemos comentado, el objetivo principal del SATE es que la inercia térmica del edificio se mejore. Para ello se eliminan otros aspectos menos positivos para el ser humano como algunos puentes térmicos y se instala este sistema, que apenas tiene impacto para sus usuarios.

3) Motivos económicos

Como tendrás que hacer frente a una mejor eficiencia energética, esto significa que tus facturas serán más reducidas, permitiéndote así ahorrar. A largo plazo podrás notar una diferencia bastante notoria, y podrás conocer por tus propios medios por qué los sistemas SATE son una opción cada vez más recomendada.Ahorro en la factura de la luz con SATE

¿De qué está hecho un SATE?

Un sistema SATE está compuesto de seis componentes principales:

  1. Placas de aislamiento: Pueden estar hechas de Poliestireno Expandido, Extruido, Lana mineral o Poliuretano. Todos estos materiales son los encargados de que se proporcionen unas condiciones térmicas adecuadas.
  2. Perfiles: Son necesarios para las esquinas, el alféizar, el arranque y el cierre. Gracias a ellos mantendrá una mayor vida útil y se realizará una instalación idónea.
  3. Fijación: Su objetivo es proporcionar una estabilidad que aumente la protección contra posibles desprendimientos. Pueden utilizarse morteros adhesivos o distintas fijaciones.
  4. Malla: Mejora las prestaciones de los sistemas SATE y logra que no se produzcan fisuras.
  5. Capa base: Absorbe los líquidos, proporciona una mejor superficie y le da un mejor acabado.
  6. Capa de acabado: La última de las capas y por la que se consigue el tan esperado sistema de durabilidad, impermeabilidad y una estética que no desentone con el resto del edificio.

¿Cómo se realiza la obra?

Llegados a este punto, hay que tener en cuenta diferentes factores externos, así como el propio estado en el que se encuentre la fachada. Es necesario saber qué consistencia alberga, qué problemas tiene (si los hubiera) cuando existen incidencias meteorológicas, la altura del edificio, la exposición que tiene al sol, al viento, a la lluvia, etc.

Gracias a estos factores es posible determinar qué tipo de material es el más recomendado para proceder a la instalación de un sistema SATE, siempre teniendo en cuenta que hay que cumplir las normativas necesarias y adquirir el mortero de acabado necesario para mejorar su fijación.

Ahora que conoces todos estos apartados, podrás entender por qué cada obra es distinta y se necesita que, antes de instalar el sistema SATE, un profesional debe afirmar que se puede producir a ello sin que ningún tipo de alteración o defecto pueda poner en riesgo el propio sistema.

Una vez te decantes por instalar un sistema SATE, podrás aprovecharte de muchas de sus ventajas. Entre ellas el poder empezar a ahorrar en tus facturas de la luz o estar mucho más protegido sin importar la estación en la que te encuentres.

Empresa especialista en SATE en FachadasRehabilitación de Edificios Rodríguez Ros

Desde Rodríguez Ros, como empresa especialista en rehabilitación de fachadas, contamos con un servicio de Sistemas de Aislamiento Térmico Exterior.